miércoles, 22 de abril de 2009

José Ángel Beckett

¿QUIÉN ES AQUEL QUE MIRA A TRAVÉS DE MIS OJOS?


Me gusta escribir, es algo que llevo muy dentro de mí. No puedo evitar escribir en mi mente todo lo que pasa  a  mi alrededor, todo lo que me ocurre. Porque escribo, solo escribo, nunca pienso.

Voy caminando por una acera gris. Me cruzo con gente a la que nunca miro, no quiero que descubran en mis ojos que tengo miedo”

 A veces me elevo por encima de mí y puedo verme perdido y solo, caminando hacia ninguna parte, soy como una mosca atrapada dentro de la botella que es incapaz de encontrar la salida. Me he convertido en un personaje de mi propia historia, quiero cambiar mi vida pero no puedo, solo se escribir y  voy repitiendo con palabras lo que veo.

“Mis zapatos son marrones, es lo único que me une a la tierra, mi cabeza quiere tocar el cielo, es lo único que me une a la humanidad”

Soy un escritor de pensamientos, describo todo lo que me ocurre,  por eso me escondo de la gente, no quiero que lean en mis ojos. Me alejo lo más posible de ellos, no me gustan sus vidas grises,  huyo de sus palabras, de sus falsedades, de sus egoísmos. No me importa que me digan que estoy loco, ellos no saben, ni sabrán nunca de que material están tejidos mis sueños.

“Me detengo. Hay un semáforo en rojo, alguien se ha puesto a mi lado, siento como su perfume sube por mi piel. Quiero detener el tiempo para siempre y saber qué clase de persona es. Pero no me atrevo a levantar la mirada, siento vergüenza de que me descubra mirando. Dentro de mi cabeza nace una canción que no deja de sonar”

Me gusta escribir en mi mente, es como un juego, transformo en palabras todo lo que siento, todo lo que veo. Solo entonces me encuentro seguro, solo entonces puedo entender que no estoy perdido y que mi vida solo es una historia que alguien cuenta fuera de mí. Las palabras son como rayos de luz que entran por mis ojos y transforman el mundo que piso.

Me siento en el metro. Hay mucha gente. Puedo ver a un hombre mientras lee el periódico. Me ha sorprendido leyendo los titulares en el papel. Desvío la mirada y miro al suelo, allí me siento más seguro, no quiero que me descubran escribiendo sobre mis pensamientos”

Nadie puede ver mi mundo, nadie puede levantar los brazos y gritar en silencio, nadie puede ver mis ríos de color púrpura, y mi cielo de color verde, nadie es capaz de sentir como suena esa canción dentro de mí. Nadie me conoce realmente, tampoco se conocen a ellos, son como marionetas en el universo que yo escribo, son personajes secundarios a los que yo les doy vida.

“Entro en mi casa, quiero besarla y no la beso, quiero abrazarla y no la abrazo. Dentro de mi suena una canción, cojo mi guitarra e intento buscar los acordes”

Me encuentro bien en ese mundo en el cual habito, allí nadie miente, nadie se burla, nadie oculta sus verdades, no hay máscaras, ni rencores, ni ansiedades, ni luchas, ni odios, ni violencia, ni derrotados, ni vencidos, ni lágrimas, ni injusticias

“Tengo una hoja en blanco delante de mí. Ha pasado otro día y no he conseguido escribir nada, tacho un número en mi calendario de papel. Apago la luz… ya todo pertenece a la oscuridad y al silencio. Quiero dormir, quiero acurrucarme a su lado, quiero dormir muy profundamente quizás así deje ya de escribir, quizás así pueda soñar, quizás así pueda por fin no dejar de soñar”

Si  alguien puede leer esto alguna vez que lo haga en silencio, porque quizás descubra que todas estas palabras no las escribí yo, quizás descubra que  su mundo es mi mundo, que sus pensamientos son los míos, quizás descubra al mirarse al espejo que todo está vacío y que solo es un personaje  que habita en  un mundo extraño, un mundo que yo escribí.

José Ángel Beckett


No hay comentarios: