domingo, 26 de abril de 2009

Carlos Gargallo

MÁS LUZ


He soñado el poema que dice al mundo

Con su tumulto de palabras aladas

–Bandada de pájaros de fuego–,

Que devuelva  la luz a todas las praderas.

He aquí el poema que quiere abrirse,

El poema que quiere llegar al centro de la tierra

Porque no desconoce el magma de su esencia,

El ígneo y secreto elemento de su aliento.

He aquí al poema

Que cantará para siempre con el mar.


*****

ÚLTIMA PLEGARIA


Se quedó dormido en las paredes del tiempo
con su eco infinito de espuma
–como cascabeles que suenan intermitentes
en el dolor y la dicha de sus bahías y acantilados–,
y sus olas se ciñen a los viajeros
enredándose en la oculta profecía de un puerto,
en el suspiro de un adiós,
en el aroma de marismas y yodo,
en el horizonte de una mirada fundida
hasta agotar el ocaso.

Tú, mar, sin nombrarte siquiera,
empiezas donde acaban mis nostalgias;
velas la noche y el día;
eres labio de sal,
arquitecto del reflejo
de la bóveda estrellada
cada vez que se arrodilla la tarde ante tu espejo,
                                            en la esperanza contada con mis dedos.

Desde este sur aterciopelado
como amapolas de pasión epistolar,
cuando extiendes tus brazos sedosos de levante
y el sol no encuentra arista donde romperse;
un rumor de coral,
firma nuestro pacto de sangre.

Ya no te pediré más
que me devuelvas el hijo que me quitaste.


CARLOS GARGALLO


No hay comentarios: