jueves, 9 de octubre de 2008

Anegante Río de la Plata

Te ví un minuto…

entre la brisa y los estambres

de una primavera atroz.

 

Con cuidado contemplé tu rostro

con surcos muy profundos

a causa del mal tiempo.

 

Cuando supuraste tu música tórrida

me llevó el recuerdo

y canté con ganas

un himno a la vida

aleteando suave mi raíz de amante.

 

Pero no surgió el volcán flamígeo

como aquel verano

y profundicé la agonía etérea entre las retamas.

 

Los bemoles graves de mi decacordio

se intrigan llorando

porque no te encuentran

en las tardes vastas

como lo era entonces.

 

Y muertos de miedo invaden mis órganos

lloviendo por dentro,

perdiendo los líquidos, preciosos humores

en el anegante Río de la Plata.


* * *

 

ARTESANÍA

Pétalos asustados… impulsos verdaderos
desencadenan versos
que detienen los vientos
de rodillas al tiempo perfumado y eterno.
Los amantes intuyen qué profundo es el beso
que tus olas alegran columpiando resortes
enhebrando quimeras…


Y tu máscara cae
precipicios de piedra.
orfebres de las brumas
que se alejan sin tregua
enardeciendo nubes, lluvias mágicas tiemblan.

Cuando los cerezos en flor de mi cerebro
agoten los recursos olvidados
renacerán ideas inconclusas

y un nuevo despertar.


Mientras maderas sin pulir otorguen fuegos
en hogueras crepitando luces,

cumpliendo eternidades-desafíos
manantiales sembrados en desbordes
configurada artesanía nacerá.


Entretejido en sus contrastes
mi amor te otorga libertad y frío.
Predilectos disfraces de las dificultades
manipulan extractos aturdidos
labios de papel en tinta-sangre
y un adiós elocuente despierta lágrimas de sol
Alambre, acero, estaño… Fundes tus metales
desluciendo el entorno… Vagando el sinsabor.


SUSANA RODRIGUES TUEGOLS: www.pincelsuhr.blogspot.com

No hay comentarios: